¡Quítale años a tu mirada!

El paso del tiempo va dejando su rastro en nuestra piel, nadie dice lo contrario. Las ojeras y los primeros signos de envejecimiento nos preocupan y nos hacen encender la alarma. La superficie más frágil y fina de cualquier rostro reside en el contorno de ojos. No es de extrañar que sea el lugar idóneo en el que encontrar los primeros signos de envejecimiento facial de cualquier persona.

Cejas caídas, párpados con pliegues, ojos hundidos, flacidez muscular, rotura de ligamentos, descolgamiento cutáneo, bolsas de grasa cada vez más pronunciadas... El envejecimiento de la zona periorbital es uno de los más notables, temidos, y desafortunadamente de los más recurrentes en mujeres y hombres a partir de los 35 o 40 años.

Es una zona en la que se refleja además nuestro bienestar general. Si el estrés o el cansancio son protagonistas de la semana, los ojos, y más específicamente las ojeras, son las que alertarán al resto de nuestro estado. La piel de los párpados superiores e inferiores con el tiempo va perdiendo su elasticidad dando paso a las primeras arrugas, manchas y en el ángulo externo del ojo se forman las archiconocidas patas de gallo.

El contorno de ojos es una de las zonas de nuestro cuerpo que está en constante movimiento. Por un lado, parpadeamos unas 10 veces por minuto, y por otro, realizamos numerosas expresiones faciales diarias como sonreír, reír, llorar y fruncir el ceño que afectan de forma negativa nuestro proceso de envejecimiento facial.

El estado de tu rostro también es la consecuencia visible del modo en que has tratado tu piel a lo largo del tiempo, es decir, factores como fumar y exponer tu piel al sol también afectan tu rostro.

Para prevenir el envejecimiento prematuro del contorno de tus ojos se deben incorporar una serie de rutinas que te ayudarán a mimar y cuidar mejor esta zona tan delicada. Te dejamos 5 recomendaciones:

  1. Protege tu piel de los rayos del sol. La radiación UV acelera el proceso de envejecimiento cutáneo y la aparición de las arrugas pues afecta directamente a la dermis, lugar donde se encuentran el colágeno y la elastina. Usa cremas con filtro solar para la óptima protección de la cara y utiliza gafas solares o un sombrero que te proteja del sol.

  2. No te olvides de las gafas de sol. Usándolas evitarás ciertas expresiones faciales compensatorias o protectoras (como fruncir el ceño) que son causa de arrugas. La piel de alrededor de los ojos es extremadamente delgada y frágil, y es aquí precisamente donde suelen aparecer las primeras arrugas faciales como consecuencia de las contracciones musculares repetitivas. Además, las gafas de sol protegen las regiones perioculares de la radiación ultravioleta.

  3. Utiliza los dermocosméticos adecuados. Fundamentalmente la piel necesita limpieza, hidratación, nutrición y protección; pero no descuides la calidad y la forma de utilizar los productos de cosmética. Desmaquíllate con productos recomendados para la zona del contorno de ojos. Realiza movimientos suaves para no fomentar la formación de arrugas prematuras.

  4. Cuida tu alimentación y enfócate de forma activa en una vida sana. Los excesos y malos hábitos a la larga pasan factura y hacen que nuestra piel luzca envejecida y apagada. La zanahoria, los cítricos o los tomates son alimentos que te ayudarán a mejorar el aspecto de tu piel. Por último No te olvides del descanso.  Dormir y descansar te ayudará a prevenir las ojeras, bolsas y otras arrugas.

  5. Stop tabaco y nicotina. Además de dar ese horrible color amarillo a la piel, el tabaco es uno de los mayores aliados del envejecimiento facial. La nicotina destruye el colágeno de la piel, y las arrugas aparecen prematuramente ya que el diámetro de los vasos sanguíneos disminuye, con lo que la llegada de la sangre a las capas superficiales de la piel se hace más difícil.

A veces ni el mejor corrector de ojeras nos hace un milagro. O quizás ya ha agotado el arsenal de milagros y ha llegado el momento de hacer algo diferente para recuperar tu mirada. Si quieres eliminar las antiestéticas bolsas u ojeras porque al parecer han venido para quedarse y te hacen sentir que tu imagen con el paso del tiempo se ha ido deteriorando, es hora de actuar. ¡Cuídate!