Si quieres adelgazar, deberás tener una buena digestión

La digestión es un proceso complejo que determina cómo nos sentimos y cómo funcionamos en el día a día: desde la vitalidad con que nos levantamos hasta la capacidad de quemar grasa como fuente de energía; desde la salud de la piel hasta el hecho de tener gases o hinchazón.

La digestión es una parte fundamental a la hora de adelgazar. Y cuando hablamos de perder grasa, las hormonas desempeñan un papel crucial. Es MUY difícil tener un buen equilibrio hormonal si la digestión no funciona bien. Así pues, que si no tienes una buena digestión podrías tener un desequilibrio hormonal que fácilmente se traduce en aumento de peso. 

Una clave para mejorar tu digestión y bajar de peso:

más masticación = más saciedad = comer menos = menos peso.

Ten en cuenta que si los trozos que ingieres son demasiado grandes tus digestiones serán más pesadas y tu estómago puede acabar agotándose de trabajar en exceso para intentar digerir tu comida. Allí es donde llegan los gases y la incómoda hinchazón.

Además, el peso que cargas en tu intestino lo verás reflejado en la báscula y en el espejo. De ahí la importancia de mantener una buena digestión ayudándote de comida alta en fibra como verduras, hortalizas, tubérculos y frutas. Ayúdale también a tu intestino con suplementos de fibra. 

Ya para terminar, nos gustaría resumirte algunos de los síntomas más habituales que podrían indicar problemas en la digestión.

 - Acidez, reflujo, indigestión.
 - Eructos; incluso el agua te hace eructar.
 - Mal aliento o mal sabor de boca.
 - Estreñimiento, diarrea o alternancia entre ambos.
 - Heces claras, negras, rojas, con restos de comida o pastosas.
 - Hinchazón, distensión abdominal.
 - Gases excesivos y malolientes.
 - Cansancio inexplicable.
 - Te cansas o te sientes peor después de comer.
 - Sueles comer sin hambre.
 - Empiezas a comer y te llenas enseguida.
 - Sientes “adicción” a ciertos alimentos.
 - Padeces cambios de humor recurrentes con ligeros bajones, incluso ganas de llorar.
 - Tienes depresión o ansiedad.
 - Problemas de piel habituales: te salen eccemas, sarpullidos, rosácea o tienes la piel roja/inflamada.

Cómo mejorar la digestión:

 - Come despacio y mastica muy bien.
 - Evita ultraprocesados. Come comida real el 90% del tiempo.
 - Incluye grasa y proteína en todas las comidas.
 - Aumenta sobre todo verduras y hortalizas pero también la fruta. Mejor enteras pero también en batidos. Evita los zumos por su cantidad de azúcar.
 - Come menos cantidad.
 - Evita el agua durante las comidas. Bebe 30 minutos antes o 1 hora después.
 - Toma Fibrax, un complemento alimenticio que contribuye a la buena salud de   - tu intestino. Compleméntalo con bebidas funcionales de carbón activado. Te ayudarán a deshacerte de las toxinas y contribuir al buen funcionamiento de tu intestino.

Related Posts

LO QUE NADIE TE HA CONTADO DEL COLÁGENO
LO QUE NADIE TE HA CONTADO DEL COLÁGENO
Seguro relaciones la palabra ¨Colágeno¨ con juventud, energía, vitalidad, piel hidratada y más. Pero, ¿qué es? Que ta...
Read More
Razones para mantener tu piel hidratada
Razones para mantener tu piel hidratada
La piel es el órgano más grande de nuestro cuerpo, actúa como barrera protectora y nos aísla del medio que nos rodea....
Read More